Inicio / Actualidad / Advierten sobre remarcaciones por un posible acuerdo de precios

Advierten sobre remarcaciones por un posible acuerdo de precios

Es porque se habla de un congelamiento si gana Alberto Fernández. Los economistas esperan una inflación de 4,5% en los próximos meses.

Para este mes los economistas privados están previendo que la inflación se ubique en torno al 4%, casi dos puntos porcentuales por debajo de la de septiembre. Pero esa desaceleración sería transitoria ya que se espera que hacia fin de año la inflación vuelva a cobrar impulso al calor del dólar y de las remarcaciones “preventivas” ante la propuesta del candidato presidencial Alberto Fernández de avanzar con un acuerdo que congele precios y salarios. Así, diciembre tendría un índice en torno a 4,5% que llevaría a cerrar el año con un registro al borde del 60%.

Victoria Giarrizzo, economista de Elypsis, prevé una inflación de 4,2% para octubre. “Los precios se venían desacelerando a finales de septiembre, pero para la segunda semana de octubre vimos que volvieron a acelerarse, sobre todo en alimentos y bebidas”.

“Lo que vemos es que ante la cercanía de las elecciones los comerciantes tienen temor a que se dispare el dólar y no quieren que esta vez los agarre mal parados, como ocurrió tras las PASO”, señala Giarrizzo.

Hacia adelante, los economistas anticipan que otro disparador de la inflación podría ser el acuerdo de precios y salarios que está promoviendo Alberto Fernández. “Hacia fines de noviembre podría haber subas preventivas para acomodar los precios antes del anuncio del congelamiento”, agrega Giarrizzo.

Ante este escenario, “la inflación prevista para noviembre y diciembre es de 4,5%. Vemos el índice en 56,9% para el año. Estamos pensando en un dólar que no se va a disparar mucho y en que los empresarios que van a dosificar los aumentos”, señala Giarrizzo.

La percepción del Banco Central es otra. Apenas se conoció el 5,9% de septiembre, salieron a recalcar que “en octubre los indicadores de alta frecuencia muestran que la inflación será significativamente menor a la de septiembre, reflejando que la inflación retomó el proceso de desinflación”.

“El Gobierno no es un buen estimador de la inflación”, contraataca Giarrizzo. “El Gobierno no tiene idea de cómo se forman las expectativas. Quiso manejar la inflación solo desde la política monetaria y se olvidó de mirar un poco más como se mueve el empresariado y el dólar”.

Por su parte, el economista Juan Ignacio Paolicchi (Eco Go), reflexionó que “ahora la inflación empieza a tener mayor inercia. Difícilmente vayamos a una inflación menor a 3,5%, en octubre, noviembre y diciembre”. Vaticinó que “la inflación anual va a terminar en la zona de 60% de punta a punta”.

“Por más que el dólar oficial se estabilice, la inercia lleva a que la inflación tarde en desacelerar. Además, se viene una reapertura de negociaciones paritarias y una ronda de la espiral de precios y salarios. Difícilmente la inflación baje en los próximos meses. Estamos viendo 4,5% para octubre y noviembre”, indica Paolicchi. “Hay que ver qué sucede con los precios regulados antes del cambio de gobierno y con el acuerdo de precios y salarios, eso va a determinar la inflación de diciembre, que podría ser más alta que la de octubre”.

“De no mediar nuevos saltos cambiarios, prevemos que la desaceleración de la inflación será lenta”, sostiene la consultora Ecolatina. Además del impacto del pass-through, “los ajustes salariales -ya sea mediante bonos o paritarias- también presionarán a los costos”. Y agrega que “las especulaciones sobre las medidas que podría tomar el próximo gobierno podrían conducir a nuevas aceleraciones en noviembre y diciembre”. Por caso, “si se descontara un congelamiento de precios, podría tener lugar una actualización para evitar pérdidas futuras”.

La estimación de Ecolatina es que en el último trimestre “la inflación promediaría más cerca de 3,5% mensual”, de modo que el índice anual acumularía no menos de 52%.

Para Francisco Matting, analista de estrategia de Consultatio, “en octubre claramente el número de la inflación va a ser menor, pero luego en noviembre todo dependerá de cómo se desarrollen los eventos políticos. Si Alberto gana la elección, el tipo de cambio se moverá en línea con la danza de nombres de su gabinete. Y también tenemos aspectos monetarios que podrían presionar a la inflación en los últimos meses del año: el Banco Central podría tener que salir a financiar al Tesoro para cerrar el programa monetario de este año”.

Además

Cómo la huella hídrica puede potenciar a la producción argentina

El país cuenta con inmejorables recursos hídricos, pero debe mejorar la productividad y medir el …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: