Inicio / Actualidad / Arranca Expoagro del Norte

Arranca Expoagro del Norte

Arranca hoy la Expoagro del Norte. En Riachuelo, unos kilómetros al sur de Corrientes, sumando sus contenidos a la tradicional exposición de la Sociedad Rural de Corrientes. Será una muestra en la que se expondrá el dinamismo de la agroindustria de una región que se convirtió en la capital regional, y quizá global, de la ganadería.

Y cuando hablamos de ganadería, estamos hablando de la principal fuente de proteínas de alto valor. La carne vacuna es el ápice de la pirámide alimenticia, el “aspiracional” de las sociedades que mejoran sus ingresos y van transitando hacia dietas más sofisticadas.

A los argentinos, carnívoros desde los orígenes, quizá nos cueste entenderlo. Lo mismo sucede con Uruguay, Paraguay y el sur de Brasil, donde nacimos y crecimos con el don de la carne. Tanto, que hasta pensamos que forma parte de nuestros derechos esenciales. No es casual que el primer cuento argentino, “El Matadero” de Esteban Echeverría, escrito en 1838, haya tratado sobre una de las tribulaciones que nos acompañó durante toda nuestra historia. El Matadero narraba el conflicto que se había generado en la Gran Aldea, cuando después de la Cuaresma –cuando se respetaba el ayuno de 40 hasta Semana Santa- una inundación interrumpió el flujo de carne. Los porteños ya no aguantaban más…Y buena razón tenían.

Hoy los que no aguantan más son los chinos. Aunque no son nuevos en esto de mejorar su dieta incorporando las proteínas animales: hace treinta años iniciaron una transición desde una dieta mayoritariamente vegetariana, basada fundamentalmente en la carne de cerdo. Estuve por primera vez en la República Popular China en 1998, acompañando a Jorge Castro, por entonces Secretario de Estrategia del gobierno nacional. Lo que más me llamó la atención fue que uno de cada cinco camiones que cruzábamos en las rutas llevaba capones.

De pronto, China se convirtió en el mayor productor de cerdos del mundo, con prácticamente la mitad del stock mundial de porcinos. Pudieron hacerlo porque contaron con las fuentes de alimentación necesarias: granos forrajeros como el maíz y la cebada, que la produjeron ellos mismos, y harina de soja, que se la procuraron importando el poroto. Los chinos explican casi por sí solos la enorme expansión de la producción de soja en el continente americano.

Pero descubrieron la carne vacuna. Y fueron “a por ella”, como diría un español. Al principio con cierta timidez, pero hace un par de años se lanzaron a fondo. ¿Dónde la encontraron? En Sudamérica.

Para producir carne vacuna, no alcanza con contar con granos, propios o importados. Hace falta espacio. Porque nadie puede competir con esa bendición de los cuatro estómagos de los rumiantes, como la vaca. Quizá se pueda engordar competitivamente a través de una alimentación con granos. Pero la cría, donde arranca todo, es un maravilloso proceso de conversión de forraje (pasto) en terneros. Y para tener pasto hace falta superficie.

Nada agrega más valor que la cría vacuna. Tenemos una imagen bucólica y primitiva. Pero pensémoslo así: una vaca vacía que entra en celo. Un toro que sabe por experiencia morfogenética lo que tiene que hacer: saltarla y en una precisa estocada, fertilizar el óvulo. La vaca ya está preñada, sigue comiendo pasto, natural o cultivado. A los nueve meses nace un ternero, en general y gracias a la genética, sin ayuda de nadie. Si quieren valor agregado, aquí está.

Ser ganadero es administrar ese proceso. Así como hubo una enorme revolución tecnológica en la agricultura, la ganadería también hizo lo suyo. De lo contrario, no hubiera sido posible sostener el stock, tanto en la Argentina como en Uruguay, y expandirlo en Paraguay y Brasil, cuando la agricultura le robaba varios millones de hectáreas siguiendo el sendero de la soja y ahora el maíz.

Corrientes es el epicentro geográfico y quiere convertirse en el polo de irradiación de la nueva ganadería de precisión y alta productividad. Todo arranca con la genética, adaptada justamente a la cría pastoril en las difíciles condicionesdel norte. Sin perder calidad carnicera, pero incorporando rusticidad y tolerancia a la alta temperatura. Surgieron las razas sintéticas: el Brangus y el Braford en particular. Las cabañas argentinas adquirieron fama mundial. Los vecinos vienen todos los años a Corrientes y Resistencia a buscar la mejor genética disponible en la región, que se nutrió de otros orígenes pero ya las superó. Es lo que han dicho los expertos estadounidenses o australianos que han venido a nuestras juras.

Expoagro será la caja de resonancia de esta nueva ganadería del norte. Un norte que se articula entre el Este y el Oeste. Empresas como Desdelsur, del norte de Salta, hacen convenios para proveerse de terneros de la fábrica correntina. Los llevan de chiquitos, implementando el destete precoz, una tecnología que mejora todo el proceso. Algunos ya se animan a avanzar con recría y hasta terminación, pastoril o a corral, agregando más valor en origen. Pero ya como fábrica de terneros el potencial es gigantesco, y esto recién empieza.

Fluye la intensificación, desde la pastura megatérmica hasta la integración con la producción de arroz y la forestación, las otras actividades fundamentales en la provincia de Corrientes. Y que también expondrán sus instrumentos en la Expoagro.

En un momento crucial de nuestra historia, la agroindustria regional emerge con toda su potencia. Una conexión con el mundo, traccionada por la demanda de alimentos que nadie, en el mundo, produce de manera tan competitiva.

Desde hoy y hasta el domingo, en Corrientes, estará toda la carne en el asador.

Clarín Rural

Además

El desempleo llegó a 10,6% y afecta a más de dos millones de personas

Subió un punto porcentual, 250.000 descupados más que un año atrás. Es el mayor nivel …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: