Inicio / Actualidad / Inflación: Un dólar más anclado y suba de tasas

Inflación: Un dólar más anclado y suba de tasas

A las 16, de ayer, el INDEC difundió que la inflación de marzo había sido de 4,7%.La sorpresa fue general a menos para el presidente Mauricio Macri que había adelantado que el aumento del costo de vida había alcanzado un “pico”.

Ese “pico” dejó descolocados a bancos y consultoras que esperaban una inflación alta de 4% (en febrero había sido 3,8%) y abrió la puerta para que a las 17 el Banco Central anunciase una nueva vuelta de tuerca en su programa monetario y cambiario.

Guido Sandleris, titular del BCRA, fue categórico en materia de definiciones mientras anunciaba la principal medida: se abandonó la actualización mensual de 1,5% de la banda cambiaria y así se entra en un sistema de dólar más anclado cuyo precio oscilará entre $39,75 y $51,45 hasta fin de año.

Si el dólar baja de $39,75, el “Banco Central se va a abstener de comprar divisas hasta el 30 de junio de este año”.

En otras palabras, si el dólar baja, la entidad monetaria no comprará divisas para evitar la emisión de pesos que, a la vuelta de la esquina, pudiesen ir al mercado a comprar dólares.

El esquema refuerza la intención de que haya la menor cantidad de pesos posibles circulando para apuntalar el anclaje el dólar.

En realidad, la eliminación de la actualización del “piso” del dólar habría sido una de las pocas concesiones que el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, habría obtenido del Fondo Monetario en su reciente viaje a Washington. Al Fondo, dicen en el mercado, no le importaba tanto esa actualización mensual de la divisa.

Pero si le importa el compromiso, que ratificó Sandleris, de que si la divisa supera los $51,45 del “techo” de la banda, el Central pueda vender a razón de US$ 150 millones por día.

¿Y los US$ 60 millones que el Tesoro venderá diariamente hasta completar US$ 9600 millones? Cabe la posibilidad de que esas divisas la compre el BCRA y que los pesos queden depositados en la misma entidad con el objetivo de cerrarle otro paso a los pesos.

La segunda pata de los anuncios de Sandleris es el impulso a las tasas de interés.

El titular del BCRA ratificó su intención de que las tasas para los ahorristas más chicos sean más altas (ahora les pagan 46,3% anual mientras que a los grandes les ofrecen 51,3%) y destacó la decisión de permitir que la gente haga depósitos a plazo fijo sin necesidad de ser cliente de un banco determinado.

Una suba de tasas, previsible ante el salto de la inflación, es “clave” según la estrategia del Central “para evitar la dolarización de las carteras”.

Sandleris avanzó sobre la posibilidad de un proceso de dolarización en el año electoral y puso dos números sobre la mesa: dijo que el cambio de cartera de pesos al dólares podría alcanzar los US$ 7.000 millones y que eso se cubriría con los US$ 9.600 millones del FMI que tiene previsto vender el Tesoro hasta noviembre.

Para el titular del Central, “buena parte de la dolarización del año electoral ya ocurrió” y que nota una “ausencia de riesgos significativos” a partir de que este año, a diferencia del anterior, el  sector privado está vendiendo dólares.

Y agregó un dato relevante: en 2018 el 83% de los activos de los hogares argentinos estaban en dólares. “Hoy ese número es de 93%”. En otras palabras, se confirma el alto nivel de dolarización de los ahorros que , como contrapartida, tiene el hecho de que quedarían pocos pesos circulando para seguir comprando divisas.

¿Pero sirve el freno del dólar para estabilizar la inflación en una economía de fuerte cambio en los precios relativos como es la de la Argentina?

Sandleris abordó el tema poniendo dos datos; el dólar costaba el 28 de septiembre del año pasado $41,25 y ayer, despues de subir, cotizaba en $42,30. O sea que a pesar de que el dólar subió sólo 2,5% en el período el costo de vida trepó 11,8% en el primer trimestre. La medicina resultó insuficiente.

¿Fue el aumento del gas, de la luz, de los transportes, de la carne, de los colegios, de las prepagas? Todo ayudó a la trepada y al salto de marzo.

Frente a eso, la política de aumento cero de la cantidad de dinero resultó claramente insuficiente.¿Cuanto tardará en dar resultado? Demasiado para las necesidades políticas del Gobierno que este miércoles lanzará otro paquete de medidas para intentar bajar algo el ritmo inflacionario.

Al enmarcar los anuncios, Sandleris dejó en claro que el sesgo estaba dirigido a contraer la cantidad de pesos aunque fue claro al afirmar que “el dólar es un precio clave”.

La urgencia de tomar medidas para tratar de contener la inflación deja de lado la discusión sobre el impacto negativo adicional que podrían tener sobre la actividad económica la búsqueda de tasas de interés aún más altas que las actuales.

El 4,7% de suba del costo de vida del mes pasado vuelve a encender luces rojas en el tablero del control de la economía. El Gobierno ensayará una nueva receta aunque con la música de trasfondo conocida de subir las tasas de interés para evitar que haya muchos pesos dando vueltas por el mercado cambiario.

Además

Napas altas: cómo aprovechar una gran oportunidad para el trigo

El exceso de reserva hídrica, las buenas perspectivas de precio y los beneficios de incorporar …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: