Miércoles ,12 diciembre 2018
Inicio / Actualidad / INTA y BID presentaron resultados de inversión

INTA y BID presentaron resultados de inversión

El Programa de Fortalecimiento del Sistema de Innovación Agropecuaria destinó US$ 130 M para financiar 65 obras en 21 provincias, formar investigadores y adquirir tecnología informática y agrícola.

Gestionado por el Programa de Fortalecimiento del Sistema de Innovación Agropecuaria, el crédito total fue de US$ 130 M. A partir del acuerdo y el trabajo entre el INTA y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se utilizó para mejorar las capacidades del sistema de investigación agropecuario con el objetivo de generar y transferir nuevas tecnologías.

Juan Balbín, presidente del INTA, al referirse a los resultados del Programa, reconoció: “Tenemos la tranquilidad de haber cumplido en tiempo y forma, pero también con su propósito de fortalecer el sistema de innovación agropecuaria”.

De acuerdo con lo señalado por Balbín, la ejecución del programa se trató de un aporte que refleja un primer paso frente a los desafíos futuros. En ese sentido, se refirió a que “el proyecto del Distrito de Innovación Tecnológica demandará nuevos acuerdos”, y agregó: “Está en el deseo del INTA continuar trabajando con el BID en la próxima etapa”.

En estos siete años, entre sus principales logros, el programa gestionó la ejecución de 65 obras de infraestructura distribuidas en 21 provincias por US$ 82,4 M.

Viviana Alva Hart, jefa de operaciones del BID, destacó que “desde el punto de vista estructural, lo fundamental fue la gestión y en el INTA hubo un aprendizaje. Desde el punto de vista de las inversiones, se hizo algo necesario, importante y significativo para el país”.

En tanto, Héctor Espina, director nacional, coincidió con Leticia Tamburo, coordinadora ejecutiva de la Unidad de Gestión del Programa INTA-BID, al señalar que “nos interesaba ver los procesos y mostrarlos claramente para mostrar que somos un organismo que aplica los recursos como corresponde”.

Al respecto, el desembolso en infraestructura para investigación y desarrollo, iniciado en 2011 y recientemente finalizado, permitió construir tres nuevas estaciones experimentales agropecuarias por un monto de US$ 7,2 M, y contar con 18 obras en laboratorios, centros regionales y experimentales por una suma de US$ 38,2 M.

Además, se crearon los espacios de trabajo para el personal de 37 agencias de extensión y oficinas de información técnica y un centro de capacitación –obras distribuidos en 19 provincias– con una inversión de US$ 27,5 M; a las que deben sumarse tres nuevos institutos de investigación y desarrollo tecnológico para la Pequeña Agricultura Familiar (IPAF) por US$ 9,5 M.

De esta manera, localidades como Ingeniero Juárez –Formosa–, Tilimuqui en el departamento de Chilecito –La Rioja– y Quimilí –Santiago del Estero– pasaron a tener sedes para las estaciones experimentales destinadas a generar tecnologías apropiadas y poder incrementar la cobertura de los servicios de extensión.

En otro plano, se reforzó la capacidad estratégica de investigación y desarrollo científico y tecnológico con la compra de 308 equipos destinados a 55 laboratorios en todo el país. Esto representó una inversión de US$ 11 M.

Con el objetivo de incrementar la capacidad de generar ensayos a campo en distintas regiones del país, se entregaron 85 máquinas agrícolas –US$ 7 M– y se aumentaron las capacidades tecnológicas de las unidades con la adquisición de nuevo software, equipamiento informático y de comunicación –US$ 13,5 M–.

En el plano internacional, con una inversión de US$ 2,05 M, se formaron 15 investigadores a partir de la creación del Labintex Europa. Se trata del primer laboratorio virtual del INTA para la radicación temporal de especialistas en el exterior, con sede en Montpellier –Francia–.

Se realizaron proyectos conjuntos de investigación en tecnologías de conservación y manejo sustentable del medio ambiente, innovaciones organizacionales, tecnologías agroalimentarias y agroindustriales y tecnologías emergentes.

Invertir para investigar

El crédito no solo potenció el uso de instalaciones, sino también de equipamiento e infraestructura de avanzada para el intercambio de conocimiento y el desarrollo del trabajo en equipo.

Entre las principales compras de equipos se encuentran las cámaras metabólicas destinas a la medir la cantidad de emisiones de metano de animales rumiantes proveniente de la fermentación de los alimentos que consumen. Esto permitirá mejorar los cálculos de la huella de carbono de sistemas de producción ganadera nacional.

Para realizar investigaciones con organismos vegetales se adquirieron 15 invernáculos importados de España que se distribuyeron en 12 experimentales y centros de investigación.

Se resaltó la adquisición de un microscopio de barrido electrónico y un cromatógrafo de líquidos de alto desempeño (HPLC, según sus siglas en inglés) de proteínas –para planta piloto– y que se emplea en el análisis de proteínas en alimentos.

También, la compra de un sistema de separación celular digital de alta velocidad aplicado al análisis de muestras, así como una cabina de seguridad biológica clase II para trabajar con alta seguridad biológica.

 

Además

Avanza la obra de la sala de emergencia para el CAPE

Hoy el gremio de UPCN se reunió con el director del Centro Administrativo del Poder …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: