Inicio / Actualidad / La desocupación cerró en 9,1% en 2018; son 1.750.000 desocupados

La desocupación cerró en 9,1% en 2018; son 1.750.000 desocupados

Durante 2018, un año en que la actividad económica cayó 2,5 %, la desocupación aumentó de 7,2% a 9,1% de la población activa urbana, según los datos del INDEC del cuarto trimestre de 2018. Son 1.750.000 desocupados, 400.000 más que en igual periodo de 2017, para todo el país. Dado que la muestra del Indec es en zonas urbanas, estos números de personas salen de proyectar a nivel nacional las cifras de los 31 aglomerados urbanos relevados por los datos del INDEC que no incluye el mercado de trabajo rural.

En el cuarto trimestre de 2018, y a pesar que se profundizó la recesión en ese período, el desempleo subió de 9% a 9,1% si se compara al trimestre anterior, apenas 0,1 puntos porcentuales. En esos tres meses el desempleo no fue mayor porque unos 35.000 desocupados o trabajadores que perdieron el empleo dejaron o no buscaron más por las pocas chances de encontrarlo. Es lo que se denomina “factor desaliento”. En 2017, entre ambos trimestres, se volcó más gente a buscar empleo.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Nicolas Dujovne, sostiene desde diciembre la economía se recupera en forma gradual y se genera empleo. Fuentes de esa cartera dijeron que la Argentina tiene un problema de empleo desde 2011 y que desde ese año básicamente no se crea empleo en cantidad y calidad.

En 2018 el empleo bajó de 43% a 42,2% de la población: descendió de 17.150.000 a 17.000.000, son 150.000 ocupados menos. Pero entre los que conservaron el empleo o encontraron una ocupación, creció la precariedad laboral ya que la tasa de subocupación. subió del 10,2 al 12%. Son 2,3 millones, 370.000 subocupados más que un año antes.

Según el economista Claudio Lozano, “la caída del empleo se explica mayoritariamente por la destrucción de puestos de trabajo registrados, aunque compensado por el aumento en otras categorías ocupacionales”.

El empleo bajó también levemente respecto del tercer trimestre: de 42,5 a 42,2%, casi 50.000 ocupados menos.

A su vez, entre los asalariados hubo un aumento de la informalidad laboral: subió de 34,2% a 35,3% (asalariados sin descuento jubilatorio). En total 4,6 millones “en negro”, sin contar el cuentapropismo.

Como consecuencia de todas estas cifras, se desprende que en un contexto de menor actividad y caída de los ingresos, personas que eran ‘ocupados plenos’ pasaron a trabajar menos horas, mientras otro segmento descendió a la informalidad.

El INDEC señala además que si se suman los desocupados, más los ocupados y subocupados que buscan otro empleo, y los ocupados y subocupados dispuestos a trabajar más horas, la “presión sobre el mercado de trabajo” se incrementó de 27,3 al 32,9%.

Esto significa que hay más de 6.200.000 de trabajadores que “presionan” sobre el mercado de trabajo en la búsqueda de una ocupación o un empleo mejor: 1,2 millones más que un año atrás.

Melisa Sala, de la consultora LCG, dice que “aún con estos datos, podemos decir que el empleo soportó bastante bien la caída y el ajuste se dio vía caída de salarios reales que fue de 12% interanual. Durante 2018, las empresas prefirieron no despedir empleados para no entrar en costos de despido y recontratación”. Y agrega: “Por lo tanto, no creemos que en 2019 haya dinamismo en la creación de empleo. Será difícil ver una tasa de desocupación debajo de 9,5% durante el primer semestre del año. Más que la creación marginal de empleo, la clave pasará por la recomposición de salarios, ese será el termómetro del mercado de trabajo”.

Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina, señala que “la caída del salario real registrada durante el año pasado, provocó el efecto “trabajador adicional”: más personas del hogar buscando empleo para poder comprar lo mismo que antes. En este sentido, sobresale que la subocupación pasó de 10% en el último trimestre de 2017 a 12% en igual período de 2018″.

Para 2019, Sigaut dice que ” el mercado de trabajo no se recuperará y el desempleo volverá a subir respecto al año pasado en el promedio anual. Aún convalidando la hipótesis oficial y optimista de que la economía ya habría alcanzado su piso, el mercado de trabajo no se fortalecería”. Para este economista, los principales sectores que traccionarán al PBI serán aquellos vinculados a la actividad agropecuaria, rama que posee acotadas posibilidades de creación de empleo –mayores inversiones en maquinaria que en trabajo-. En contraposición, aquellos sectores trabajo intensivos, entre los que sobresalen algunas ramas de la industria y el comercio, seguirán en rojo durante casi todo 2019.

En el cuarto trimestre de 2016, el desempleo había sido 7,6%. La nueva serie del mercado de trabajo del INDEC – por la falta de credibilidad en las mediciones anteriores –arrancó en el segundo trimestre de 2016.

 

Además

Incesante trabajo de Defensa Civil tras el fuerte viento en el Valle Central

A raíz del fuerte viento de este martes a la mañana, personal de Defensa Civil …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: