U L T I M A S
Inicio / Actualidad / La feroz interna del FMI con los “lobos” de Wall Street

La feroz interna del FMI con los “lobos” de Wall Street

La disputa en Manhattan es por las millonarias pérdidas que originó la crisis argentina.

La interna en Manhattan es feroz y la disputa es por una cuestión concreta: la pérdida de miles de millones de dólares por la crisis de la Argentina. Los “lobos” de Wall Street culpan duro a los funcionarios del FMI​ y les achacan el fracaso.

Los bancos acusan a Christine Lagarde de ser el instrumento de una apuesta política de Donald Trump​ a favor de la continuidad de Mauricio Macri, quien está a tiro de una eventual derrota.

Los líderes -entre otros- del Citi, JP Morgan, Bank Of America y Barclays, sostienen que el FMI debe pagar el costo de una reprogramación de la deuda argentina. El FMI -en cambio- acusa a Wall Street de amasar mayúsculas ganancias especulativas con el paraguas del acuerdo con Macri.

El organismo plantea que los banqueros deben hacer una quita a la deuda argentina y pagar así el riesgo moral -moral hazard- de sus jugosas ganancias. Washington tambien argumenta que el FMI es un “acreedor privilegiado” y tiene prioridad para cobrarle a la Argentina. La pelea recién comienza y los fuertes cruces generaron una lucha interna en el Fondo, donde se pasan todo tipo de facturas políticas .

El “board” se endureció y los directores quieren una “cabeza” que pague los errores de prestarle a la Casa Rosada. Primero en la nómina está Alejandro Werner. Pero los técnicos contraatacan: Werner y Roberto Cardarelli dicen que ellos advirtieron de las inconsistencias y que la “vista gorda” se concretó por orden de Lagarde. Este jueves, en una secreta reunión del JP Morgan, Werner defendió su situación y fue muy duro con el Gobierno argentino.

Esta interna descarnada encontraron Hernán Lacunza y Guido Sandleris en Washington. También la registró Guillermo Nielsen: el hombre de la oposición mantiene importantes reuniones, pero absoluto perfil bajo en Washington. El ex secretario se mueve con absoluto hermetismo, pero tiene excelente diálogo con los fondos de inversión.

Quiere evitar entrar en disputas de nombres y versiones sobre candidatos a ministro en un eventual gobierno de Alberto F. Fernández no está trabajando en la formación de su gabinete. Pero en su entorno insisten en que hay tres candidatos a ocupar el Ministerio de Hacienda. Uno es Matías Kulfas, de estrecha relación personal con Alberto F. El otro -con experiencia, consistencia y equipo- es Martín Redrado. También se lo promociona, en tercer lugar, a Emmanuel Alvarez Agis.

Pero no hay nada resuelto. Alberto sabe que no puede errar esa designación: la gobernabilidad de su eventual gobierno depende mucho del acierto económico. Por eso existe indefinición y muchas consultas: le pidieron un trabajo secreto a Daniel Marx, sobre cómo encarar la renegociación de la deuda. Marx es un hombre de Estado, que trabajó con Raúl Alfonsín y Carlos Menem. Tiene excelente llegada a Washington y dice lo siguiente: se necesita una quita del 20 %.

Existen tambien múltiples candidatos para YPF. Miguel Galuccio mantuvo una cena privada con Sergio Massa para aclarar su posición y hablar de la petrolera. El actual CEO de Vista Oil fue contundente: “No quiero ser presidente de YPF y te pido que se lo trasmitas a Alberto”.

Lacunza-Sandleris estarán este viernes con Kristalina Georgieva: la titular del FMI les anunciará que no desembolsara ningún dólar pendiente hacia Argentina. Solo está dispuesta a hablar con el nuevo gobierno.

En Washington, muchos cuestionan a la dupla de funcionarios. A Lacunza le critican un error estratégico: dispuso un virtual default de la deuda interna y después recién aplico el control de cambios. Lo recomendable era primero el control.

A Sandleris lo culpan por el acuerdo con el FMI y por su impacto electoral: los radicales de Cambiemos responsabilizan al BCRA por la derrota en las PASO. La sobredosis monetaria provocó una fuerte recesión y no logró controlar la inflación. Los últimos datos del INDEC reflejan una peligrosa realidad: en septiembre hubo un fuerte y generalizado aumento de precios. Los anuncios -sin claridad y sin plan – de futuros congelamientos están generando una nueva bola inflacionaria.

Mauricio Macri ahora acusa a los empresarios por la inflación. Es lo habitual: busca culpables frente al fracaso de plan anti-inflacionario. El Presidente tiene los vínculos rotos con los hombres de negocios. En la intimidad jura desquitarse, en caso de lograr una milagrosa reelección: “Ya van a ver”.

Macri siempre mantuvo una actitud despectiva hacia los empresarios tradicionales y por eso privilegió a banqueros como Gabriel Martino o estrellas como Marcos Galperín. Le dolió y mucho la reunión de Galperín -apenas terminaron las PASO- con Alberto Fernández. Así lo dijo: “Te ven en el piso y te patean”. Ese encuentro fue armado- a pedido de Galperín – por el influyente Hugo Sigman. El empresario Sigman y Roberto Urquía, tienen un diálogo directo y fluido con Alberto F. Macri decidió no aceptar una invitación de la Unión Industrial: es el único candidato importante que rechazó la tribuna fabril en medio de la campaña. Este viernes hará una distante conferencia con IDEA y no va a ir al Cicyp.

El Presidente no le perdona a la UIA que Miguel Acevedo haya participado de un acto peronista en Tucumán con Alberto Fernández. Pero los empresarios no se inmutan: están decepcionados con Macri, porque su política ocasionó grandes pérdidas en el valor de los activos industriales.

Clarín

Además

Corredor Bioceánico: Buscan Alternativas Logísticas Para Evitar Que Las Bananas Se Transformen En Un Artículo De Lujo

Por el elevado precio que registran debido al conflicto presente en Chile. El conflicto presente …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: