U L T I M A S
Inicio / Actualidad / La inflación llegó al 3,7% en junio, el registro más alto de los últimos dos años

La inflación llegó al 3,7% en junio, el registro más alto de los últimos dos años

En el primer semestre, el Indec informó un aumento general de precios del 16%, mientras que la medición interanual saltó al 29,9%; el BCRA tendría que dar explicaciones al FMI

a corrida cambiaria y la devaluación mostraron su cara más visible en el dato de inflación de junio. Según informó ayer el Indec, el mes pasado se registró una variación de precios de 3,7%. Es la mayor suba desde mayo de 2016, cuando la economía sufría todavía los efectos del salto del tipo de cambio por la salida del cepo.

En la misma sintonía, el organismo estadístico indicó que la inflación acumulada durante el primer semestre fue de 16%, mientras que el registro interanual llegó a 29,9%. Esto significa que, al haber superado el 29%, el Banco Central tendrá que dar explicaciones sobre la gestión de política monetaria, según el acuerdo con el FMI.

La inflación núcleo -que no tiene en cuenta precios regulados ni estacionales- tuvo una variación de 4,1%, aún mayor que el índice de precios general.

El informe del Indec señaló que las principales subas de precios estuvieron en los sectores de transporte (5,9%), alimentos y bebidas no alcohólicas (5,2%), salud (4,3%) y equipamiento y mantenimiento del hogar (4%).

“La inflación núcleo subió más que la general porque aumentaron más los precios de los bienes no regulados. A diferencia de otros meses, el principal impacto en la variación fue el salto del tipo de cambio y no el incremento de tarifas”, explicó Martín Alfie, economista jefe de Radar Consultora. Según el informe del Indec, los productos estacionales variaron 3,4%, mientras que los regulados aumentaron 2,9%.

“El dato más preocupante es en alimentos, que en general está relacionado directamente con la cotización del tipo de cambio, porque tiene un componente transable [que se puede comerciar con el exterior] mayor que el resto de los sectores. Es decir, para que esos productos se vendan en el mercado doméstico en lugar de afuera se piden más pesos y por eso suben los precios”, agregó Alfie.

Transporte, que fue el sector que más aumentó, sufrió la suba de tarifas, la del precio de los combustibles y la de los servicios de mantenimiento y reparación de vehículos. “En transporte también se vio otro determinante de la inflación del mes: los precios regulados. En junio se dio el último tramo del aumento en trenes y colectivos anunciado en el arranque del año. Pero también los regulados reflejaron el alza en salud, donde hubo un nuevo ajuste para las empresas de medicina prepaga”, explicó por su parte Camilo Tiscornia, director de C&T Asesores Económicos, y estimó para julio una inflación en torno a 2,5% mensual: “Juega a favor que no hay ajustes de tarifas de servicios públicos, pero en contra el pico del turismo por las vacaciones de invierno. Teniendo en cuenta el salto que tuvo el dólar en los últimos meses, no sería un mal resultado”.

De esta forma, el primer semestre finalizó con las principales subas en transporte (22%), comunicación (20,4%), educación (20,2%), alimentos y bebidas no alcohólicas (17,3%), y vivienda, agua, electricidad, gas y otros combustibles (16,1%).

“El Gobierno ha perdido todo control sobre el tema inflación, aunque no sé si en algún momento la tuvo. El tipo de cambio está pegando en un contexto económico difícil. Si no tuviéramos las tasas tan altas, el traslado a precios sería aún mayor. Esto se va a mantener. Tal vez julio baje un poco, pero va a seguir en torno al 3% y hace muy difícil cualquier planificación económica en la Argentina”, indicó el analista financiero Christian Buteler.

Por su parte, el banco de inversión Goldman Sachs analizó que en los próximos meses “se espera que fuertes fuerzas inerciales impulsadas por mecanismos de indexación retrospectivos, expectativas de inflación no ancladas y el atraso rezagado de la reciente depreciación de la moneda generen una presión alcista significativa en el corto plazo sobre la inflación. La gran depreciación del peso en los últimos meses también aumentará la presión para adicionales incrementos en precios y tarifas regulados. Asimismo, esperamos que las negociaciones salariales colectivas se reabran, lo que mantendrá relativamente altas las presiones sobre la inflación”.

En el último informe que difundió el FMI la semana pasada se dio a conocer que si el IPC anual superaba el 29% en el acumulado de 12 meses, “el BCRA estudiará con el personal del Fondo si la respuesta de política es la apropiada”. Como el Indec informó una inflación del 29,5% desde junio del año pasado, se espera que la entidad que preside Luis Caputo tenga que dar alguna explicación.

“Al superar el 29%, el FMI hará un análisis sobre la actual política monetaria. Si en lo que resta del año la inflación interanual supera el límite superior acordado con el organismo, de 32%, el Fondo mandará a revisión el acuerdo y el Gobierno tendrá que dar explicaciones ante el directorio sobre su gestión de política monetaria. Esto, a su vez, condicionará los desembolsos acordados”, señaló Gabriel Caamaño, socio del Estudio Ledesma, que estimó que la inflación de julio va a estar por arriba del 3%: “Si llega a dar un 3,2%, el acumulado de los primeros siete meses va a cerrar en 19,7%. Por lo tanto, se necesitará una inflación mensual inferior al 1,4% en los últimos cinco meses del año para que el IPC tenga una variación interanual inferior al 30%”.

Por su parte, la consultora Ecolatina analizó: “Si la inflación cerrase julio en 2,5% mensual [un panorama optimista], la suba de precios debería promediar el 2,1% mensual en lo que resta de 2018 para no tener que acudir a la junta ejecutiva del FMI [lo que pasaría en caso de que el acumulado anual superase el 32%]. Esta dinámica implicaría una desaceleración de 0,4 puntos porcentuales respecto de la media del primer semestre. Si bien este objetivo no es imposible de alcanzar, cualquier nuevo movimiento abrupto del tipo de cambio o un alza pronunciada en las tarifas de servicios públicos pondrían en jaque el acuerdo”.

Además

Con la cosecha récord de 2019, destacan que la maquinaria agrícola avizora un futuro de recuperación

Lo aseguró en un informe el especialista del INTA, Mario Bragachini. El final del año 2018 …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: