U L T I M A S
Inicio / Actualidad / Las economías regionales, entre el estancamiento local y la ilusión exportadora

Las economías regionales, entre el estancamiento local y la ilusión exportadora

El 2019 llegó con señales contradictorias para las economías regionales. La muy buena noticia que implicó la primera exportación de cerezas patagónicas a China concretada hace 10 días refleja una tendencia que se viene dando con la apertura de nuevos y prometedores mercados globales para los alimentos argentinos. En ese barco están subidas la carne, que apunta a meter cortes de alto valor en el enorme mercado chino; la yerba mate, que desde el mundial de fútbol cuenta con el campeón del mundo Antoine Griezmann como impensado embajador mediático; los limones, que tras un largo culebrón lograron entrar en Estados Unidos, y muchos otros productos que suman millas en el pasaporte. Según la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional, “la mejora del tipo de cambio sumada a la mejora de la infraestructura de transporte y logística y la apertura o reapertura de mercados, mejoró la situación de las economías regionales y es esperable que continúe mejorando a comienzos de 2019”.

Pero la realidad diaria de las empresas indica, en la mayoría de los casos, que este será un año para buscar el empate, con un mercado interno de bolsillos magros y un mercado externo atravesado por el filtro de las retenciones.

Clarín Rural conversó con representantes de algunas de las principales economías regionales del país para entender qué se puede esperar del 2019 y encontró más preguntas que respuestas.

La producción de maní, un emblema del centro del país, es una de las que dependen en gran medida de la exportación -el 95% se vende afuera- y que con el esquema actual no tienen demasiados incentivos para apostar en grande. Según explica el productor cordobés Guillermo Cavigliasso, 2018 no fue un buen año para el cultivo porque la sequía generó una merma de por lo menos el 30 por ciento en rendimiento y problemas de calidad. Esta campaña, la cosecha promete buenos rindes, pero el área sembrada cayó un 25 por ciento. Mientras tanto, “afuera el maní se sigue vendiendo bien, pero los compradores están stockeados y los precios están planchados con tendencia a una posible baja si se confirma la buena cosecha en la región”, comenta Cavigliasso.

Además de exportar parte de su producción a granel, Cavigliasso exporta maní envasado con su propia marca a Uruguay, Paraguay, Bolivia y República Dominicana. “Pero hoy, mientras más valor agregado ponés, más impuesto pagás. Es una lástima que el país esté pasando por este momento, casi no te conviene agregar valor”, advierte al respecto, y explica: “Los 3 pesos por dólar que paga la exportación se suman a la quita de reintegros y a la ausencia de convenios de libre comercio”. Ante este panorama, el productor afirma que para los maniceros es muy importante empezar a volcarse al mercado interno, que es muy chico pero está creciendo.

El esquema de retenciones impuesto desde octubre pasado, de 4 pesos por dólar para productos primarios y de 3 pesos por dólar para los que tienen valor agregado, también les hace ruido a los productores de peras y manzanas del alto valle de Río Negro, quienes consideran que su producción, a pesar de embarcarse como fruta fresca, contiene un alto grado de valor agregado.

“La fruticultura muchas veces tiene más valor agregado que muchas industrias, por lo que se pide bajar las retenciones de 4 a 3 pesos por dólar. La fruta en sí es alrededor del 30 por ciento del valor de la caja puesta en el puerto, y si las retenciones son del 12 por ciento, casi que hay que multiplicar por tres la incidencia de las retenciones en la fruta”, explica el productor Pablo Cervi.

 Entre las frutas de pepita, las peras son las que más dependen de la exportación ya que alrededor de un 80 por ciento se embarca, mientras que con las manzanas ocurre lo contrario, el 80 por ciento se vuelca al mercado interno. “Hay que ver qué pasa con los mercados”, dice Cervi, y recuerda que cuando llegó la devaluación del año pasado, el 85 por ciento de las exportaciones de la región ya habían salido. “Lo que generó es, básicamente, mejores expectativas”, dice, pero enseguida remarca que los costos están dolarizados, que los reintegros por exportaciones bajaron del 8,5 por ciento al 4,75 y que con los aumentos de sueldo, en una actividad en la que la mano de obra incide mucho- es alrededor del 40 por ciento-, gran parte de la devaluación queda licuada. Y trae a colación otro punto en el que se ven afectadas muchas economías regionales, si no todas: “En Argentina, lo que se paga en materia de aportes patronales es mucho en comparación con lo que pagan países competidores como Chile. En este país está castigado el que da empleo”, afirma.
Corriendo el foco hacia el este del país, concretamente en la localidad entrerriana de Concordia, la producción que motoriza la economía es el citrus, con unas 7.000 hectáreas sembradas de naranjas y mandarinas.
“El negocio citrícola de nuestra zona cerró un 2018 bastante complejo, con poco volumen exportado -apenas se llegó al 6%, contra el 11 habitual-. La Unión Europea nos castiga bastante con lo que son barreras para arancelarias del orden del 13 por ciento, mientras que nuestros competidores no tienen. Y a esto se suman las retenciones locales de 4 pesos por dólar”, explica Juan Verliac, coordinador técnico de Asociación de Citricultores de Concordia.
Pero el grueso del negocio para esta región está en el mercado interno, donde el panorama tampoco es demasiado alentador. “Los costos aumentaron mucho más del 30 por ciento. La mano de obra, más los insumos que están en dólares… Y el consumo de frutos cayó por la falta de recursos de la demanda para absorber la oferta -dice Verliac-. Lamentablemente, el escenario para 2019 no muestra factores que permitan imaginar una rentabilidad distinta. Ya veníamos con un problema de financiamiento, algo que ni existe hoy para el sector productivo”. Además, Verliac afirma que la pérdida de rentabilidad de los últimos años le quita al productor recursos propios, por lo que se está consumiendo la inversión hecha en los árboles. “El árbol es fiel siempre y cuando uno reinvierta cada tanto en fertilización y sanidad. Se puede estar tres años haciendo minería, pero al cuarto año el árbol se va a manifestar”, explica.
Transversal a este panorama está la amenaza de HLB, la principal enfermedad de los cítricos que de ingresar masivamente en la región significaría un golpe letal para la actividad citrícola, tanto en el este como en el norte del país.
La situación de las empresas y de los sectores productivos es tan variada como las zonas geográficas de la Argentina. Está claro que los números son finos para todos, pero vale la pena cerrar el paneo con el particular caso de la yerba mate, que en 2018 vio crecer meteóricamente sus embarques y que sueña con un 2019 similar. Así lo resume el productor Héctor Biale, de la cooperativa Liebig: “La exportación creció mucho principalmente por la demanda de Siria, donde la gente toma cada vez más mate y, como no comparten sino que cada uno tiene el suyo, consumen mucha más yerba. Este año esperamos una buena cosecha y seguimos con expectativas de crecimiento en las ventas”.
Clarín Rural

Además

Esto dice el decreto de Mauricio Macri que congela por 90 días el precio de los combustibles

El texto, que se oficializa este viernes, fundamenta que “es obligación del Poder Ejecutivo Nacional …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: