Inicio / Actualidad / Agro-Negocios / Panorama agrícola semanal

Panorama agrícola semanal

Tras las bajas generales del segmento comercial anterior, el saldo semanal fue alcista para la soja, el maíz y para el trigo en el mercado estadounidense de granos. En el complejo sojero las mayores ganancias se las llevó la harina, con un 5,1%. Para el trigo las mejoras respondieron al mal estado de los cultivos de invierno y al atraso en la siembra del cereal de primavera. En el mercado doméstico, la devaluación del peso y la necesidad de mercadería de las fábricas elevaron las cotizaciones de la soja, en tanto que el trigo sigue con valores muy firmes.

Indicadores exógenos que impactan sobre los precios

Viernes 27 Viernes 20 Diferencia en %
Petróleo 68,10 68,40 -0,44
Dólar/Euro 1,2120 1,2248 -1,05
Real/Dólar 3,4621 3,4117 +1,48
Peso/Dólar* 20,440 20,090 +1,74

* Tipo de cambio Comprador (cotización divisa) del Banco Nación.

SOJA

Fue muy positiva la semana para los precios de la soja, sobre todo en el mercado físico, donde la necesidad de mercadería de las fábricas y la importante devaluación del pesofrente al dólar impulsaron el alza de las cotizaciones. La transición de las ofertas de la demanda fue de 6050 a 6500 pesos por tonelada para la zona del Gran Rosario, donde el viernes se llegaron a ver negocios en torno de los 6600 pesos; de 6000 a 6200 pesos para Bahía Blanca, y de 5900 a 6150 pesos para Necochea. Cabe destacar que la firmeza estructural del mercado doméstico no logró ser alterada por la confirmación de una nueva venta de soja estadounidense a la Argentina, esta vez por 130.000 toneladas (60.000 toneladas 2017/2018 y el resto 2018/2019).

Para el viernes el FAS teórico de la soja fue calculado por el Ministerio de Agroindustria de la Nación (Minagro) en $ 6677, mientras que para el miércoles fue fijado en $ 6824. En el cierre del segmento comercial la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) relevó el FAS teórico de la soja para la industria aceitera exportadora en 6611 pesos por tonelada.

Igualmente positivo fue el saldo de la semana en el Mercado a Término de Buenos Aires (Matba), donde los ajustes de las posiciones mayo y julio de la soja crecieron de 317,80 a 323,30 y de 325 a 331 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 25 de abril y el 15 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 168.000 toneladas de poroto de soja, 1.258.819 toneladas de harina y 144.298 toneladas de aceite; desde Bahía Blanca, 68.103 toneladas de poroto, 17.000 toneladas de harina y 13.000 toneladas de aceite; desde Necochea, 70.000 toneladas de poroto, 63.893 toneladas de harina y 36.550 toneladas de aceite, y desde otros puertos, 87.000 toneladas de poroto y 25.100 toneladas de harina.

Acerca de los cultivos, el jueves la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) relevó el avance de la cosecha de soja sobre el 54% del área apta, con un progreso semanal de 14,4 puntos y con un adelanto interanual de 21,7 puntos. “El rinde medio descendió a 23,8 quintales por hectárea y el volumen parcial acumulado supera los 22 millones de toneladas, sobre una proyección final que se mantiene en 38 millones”, dijo la entidad. Y detalló que a escala nacional ya se recolectó el 65,5% del área sembrada como soja de primera, mientras que la superficie de segunda ya fue cosechada en un 22,4%. “A medida que la recolección avance sobre lotes tardíos, siembras de segunda y sobre cuadros ubicados en las regiones NOA y NEA, el rinde promedio nacional continuará descendiendo hasta finalizar próximo a los 22 quintales por hectárea, un 30% abajo del cierre del ciclo previo, que mostró 31,9 quintales, y un 25% abajo del rinde promedio de las últimas cinco campañas, de 29,6 quintales”.

 

Resultó positivo el balance de la semana para los precios de la soja en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio sumaron un 1,58 y un 1,54%, al pasar de 378 a 383,97 y de 382,23 a 388,11 dólares por tonelada. El mayor impulso al complejo sojero se lo dio el mercado de la harina de soja, que terminó el segmento comercial con una ganancia del 5,10% para la posición mayo, tras crecer de 412,37 a 433,42 dólares por tonelada.

La renovada especulación de los operadores estadounidenses con usufructuar parte del mercado que la Argentina no logre abastecer con harina de soja por la caída de la cosecha fue la que impulso las cotizaciones del subproducto de la oleaginosa.

La ganancia bastante menor del poroto estuvo dada por la incertidumbre que persiste en torno de la relación comercial entre los Estados Unidos y China, sobre todo por la escasa participación de los compradores chinos en las últimas semanas. Asimismo, acentuó la brecha entre la harina y el poroto la fuerte devaluación del real frente al dólar, que mejora la competitividad de las exportaciones brasileñas de poroto de soja, en detrimento de las colocaciones estadounidenses.

En ese sentido, también limitó las ganancias de la soja el informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. En efecto, en dicho trabajo el USDA relevó el jueves ventas de poroto 2017/2018 por 371.300 toneladas, por debajo de las 1.040.800 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 400.000 a 700.000 toneladas. Los negocios con harina totalizaron 223.700 toneladas, por encima de las 165.000 toneladas del segmento precedente y dentro del rango calculado por los privados, de 100.000 a 300.000 toneladas. En cuanto al ciclo comercial 2018/2019, el organismo relevó ventas de poroto por 165.500 toneladas, muy por debajo de las 1.090.700 toneladas de la semana pasada y del rango esperado por los operadores, de 400.000 a 700.000 toneladas.

El lunes el USDA, en su informe sobre cultivos, confirmó el inicio de la siembra 2018/2019 de soja y marcó su progreso sobre el 2% del área estimada, frente al 5% vigente un año atrás y al 2% promedio. El dato oficial quedó en línea con el 2% previsto por los privados.

De las noticias internacionales, la previsión de una menor siembra de soja y de colza en Canadá resultó muy positiva para las cotizaciones de la soja. En efecto, el viernes StatsCan estimó en 8,66 millones de hectáreas la superficie destinada a la colza, por debajo de los 9,59 millones previstos por los privados y de los 9,31 millones implantados en 2017. En cuanto a la soja, la siembra fue proyectada en 2,61 millones de hectáreas, contra los 2,87 millones calculados por el mercado y de los 2,95 millones cubiertos el año pasado.

MAÍZ

Con mayoría de bajas se comercializó el maíz en el mercado doméstico. La única suba se dio para la zona del Gran Rosario, favorecida por la devaluación del peso. Allí la transición de las ofertas de los exportadores fue de 3650 a 3700 pesos por tonelada. En cambio, para Bahía Blanca la variación fue de 185 a 180 dólares y para Necochea, de 180 a 175 dólares por tonelada. Para el viernes el FAS teórico del maíz fue calculado por el Minagro en $ 3575, mientras que para el miércoles fue fijado en 3573 pesosLas ofertas de los consumos relevadas por la BCBA por maíz seco se ubicaron entre 3370 y 3850 pesos por tonelada.

En el Matba el balance resultó negativo, dado que los ajustes de los contratos julio y septiembre retrocedieron de 182,50 a 179,70 y de 186 a 183 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 25 de abril y el 15 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 913.617 toneladas de maíz; desde Bahía Blanca, 166.000 toneladas; desde Necochea, 15.000 toneladas, y desde otros puertos, 47.700 toneladas.

Respecto de los cultivos, el jueves la BCBA relevó el avance de la cosecha de maíz para grano comercial sobre el 30,9% de los 5,4 millones de hectáreas sembrados, con un rinde promedio de 72,1 quintales por hectárea y con un volumen previsto para el cierre del ciclo en 32 millones de toneladas. “Los mayores avances relevados se dieron sobre los últimos cuadros tempranos de la zona Núcleo Norte y de la provincia de Córdoba. En paralelo los rendimientos de los primeros lotes tardíos cosechados se encuentran muy por debajo de las expectativas iniciales, particularmente en las zonas centro-norte de Córdoba y centro-este de Entre Ríos”, indicó la entidad. Y añadió que en Córdoba se da por finalizada la cosecha de lotes tempranos. Los promedios de rinde relevados se encontraron por debajo de los 70 quintales, tanto en el sur como en el norte provincial. “Los cuadros tardíos y de segunda ocupación culminaron el llenado de granos y se espera que la recolección de los mismos tome fluidez durante mayo. En las zonas Núcleo Norte y Sur, los lotes de segunda ocupación y tardíos mantienen bajas expectativas de rinde, producto de un mal llenado de los granos”.

 

Positiva resultó la semana para los precios del maíz en la Bolsa de Chicago, donde los contratos mayo y julio ganaron un 3,45 y un 3,37%, tras subir de 148,22 a 153,34 y de 151,76 a 156,88 dólares por tonelada. Compras de oportunidad de los fondos de inversión y de los comerciales fueron el principal factor de presión alcista, además de la demora que se evidencia en las labores de siembra en el Medio Oeste.

En ese sentido, el lunes el USDA relevó el progreso de la siembra de maíz sobre el 5% del área prevista, frente al 3% de la semana pasada; al 15% vigente un año atrás, y al 14% promedio de las últimas cuatro campañas. El dato oficial quedó por debajo del 7% previstoen promedio por los operadores. Lluvias anunciadas para la segunda mitad de la nueva semana podrían acentuar las demoras y trasladar presión bajista sobre los precios de la soja, ante un eventual cambio de destino para las zonas que no logren ser implantadas en tiempo y en forma.

Las ganancias del maíz podrían haber resultado aún mayores de no mediar un negativo informe semanal sobre las exportaciones de los Estados Unidos. El jueves el USDA relevó ventas de maíz 2017/2018 por 697.100 toneladas, por debajo de las 1.091.700 toneladas del reporte anterior y del rango previsto por el mercado, de 800.000 a 1.200.000 toneladas. En cuanto a los negocios 2018/2019, el organismo confirmó la cancelación de ventas por 76.600 toneladas, frente a las ventas efectivas por 112.200 toneladas de la semana pasada y al rango de 200.000 a 400.000 toneladas previsto por los operadores.

El jueves, el Consejo Internacional de Cereales elevó de 1052 a 1054 millones de toneladas el volumen de la cosecha mundial de maíz en el ciclo 2018/2019, pero la dejótodavía lejos del consumo, que fue calculado en 1099 millones de toneladas.

TRIGO

Muy firmes se mantuvieron los precios del trigo argentino, donde las ofertas de los exportadores se mantuvieron sostenidas en 230 dólares por tonelada para los puertos de Bahía Blanca y de Necochea, valor que por acción de la devaluación de peso pasó de implicar 4620,70 a 4701,20 pesos por tonelada. Para la zona del Gran Rosario, exportadores necesitados de cerrar embarques posibilitaron que la transición del preciodel grano fino fuera de 230 dólares a 4850 pesos por tonelada.

Para el viernes el FAS teórico del trigo fue calculado por el Minagro en $ 4487, mientras que para el miércoles fue fijado en 4485 pesosTambién se elevó el rango de propuestas de los molinos relevado a diario por la BCBA, que pasó de 4450/5350 a 4450/5600 pesos por tonelada, según calidad, procedencia y forma de pago

En cuanto al trigo de la próxima cosecha, para las entregas entre diciembre y enero, las ofertas se mantuvieron en un rango de 185 a 190 dólares por tonelada. Muy positivo fue el saldo de la semana en el Matba, donde las posiciones julio y enero crecieron de 240 a 252,50 y de 188,50 a 193,50 dólares por tonelada.

En su informe sobre carga de buques programada, la BCR indicó que entre el 25 de abril y el 15 de mayo deben salir desde las terminales del Gran Rosario 162.380 toneladas de trigo; desde Bahía Blanca, 47.500 toneladas, y desde Necochea, 30.000 toneladas.

Durante la semana, la BCBA publicó su informe de precampaña de trigo 2018/2019 y dijo que los resultados preliminares del relevamiento hecho indicaron una posibilidad de expansión del 3,5% de la superficie destinada al cereal ante un escenario de mejora climática que recomponga la humedad en los perfiles para el comienzo de la siembra y permita al productor responder a los incentivos económicos dados por la suba del precio del cultivo para la campaña nueva y la mejora de la relación insumo producto. “Frente a esta situación, el área destinada al cereal alcanzaría las 5.900.000 hectáreas durante la campaña 2018/19. No obstante, en un escenario donde la evolución climática no acompañe durante la ventana de siembra del trigo, la superficie a implantarse se reduciría a 5.400.000 hectáreas, es decir, un 5% abajo del ciclo previo”. Asimismo, la entidad ajustó la producción final de la campaña 2016/2017 a 17.600.000 toneladas sobre un área sembrada de 5.400.000 hectáreas y la del ciclo 2017/2018, a 17.750.000 toneladas, con una superficie de 5.700.000 hectáreas.

 

Resurgió el trigo del los Estados Unidos, con importantes subas tras dos semanasconsecutivas bajistas. En la Bolsa de Kansas los contratos mayo y julio del grano fino recuperaron un 6,11 y un 5,68%, al pasar de 177,38 a 188,22 y de 184,45 a 194,93 dólares por tonelada. En Chicago, las mismas posiciones sumaron un 6,96 y un 4,45%, tras variar de 170,22 a 182,07 y de 175,36 a 183,17 dólares por tonelada.

El mal estado de los trigos de invierno, que conforme van pasando las semanas van agotando la posibilidad de remontar la cuesta; el atraso en la siembra del cultivo de primavera, y las compras de oportunidad concretadas por los inversores y por los comerciales, fueron los principales fundamentos para la tónica alcista de las cotizaciones.

En ese sentido, el lunes el USDA ponderó el 31% de los trigos de invierno en estado bueno/excelente, sin cambios respecto de la semana pasada, pero muy lejos del 54% vigente a igual momento de 2017. El dato oficial quedó por debajo del 32% previsto por el mercado. Añadió que está espigado el 13%, contra el 9% de la semana anterior; el 30% vigente a igual fecha del año pasado, y el 19% promedio de las cuatro campañas precedentes. El organismo detalló que, en Kansas hay un 11% de cultivos en condición buena y un 1% en estado excelente. Un año atrás, un 45% del trigo de Kansas estaba en condición buena y un 7% en estado excelente.

Acerca del trigo de primavera, el USDA mantuvo sin cambios, en el 3%, la superficie sembrada, por debajo del 21% vigente un año atrás y del 25% promedio. El dato del USDA quedó por debajo del 7% previsto por el mercado.

Resultó positivo para el trigo el informe semanal sobre las ventas externasestadounidenses, dado que el jueves el USDA relevó negocios 2017/2018 por 297.200 toneladas, frente a las cancelaciones por 66.900 toneladas del reporte anterior y a un rango estimado por los operadores entre -100.000 y +200.000 toneladas. Las exportaciones de trigo 2018/2019 fueron relevadas por el organismo en 280.700 toneladas, por encima de las 240.400 toneladas de la semana pasada y dentro del rango calculado por el mercado, de 150.000 a 350.000 toneladas.

El jueves, el Consejo Internacional de Cereales redujo de 741 a 739 millones de toneladas su previsión sobre la cosecha global de trigo 2018/2019 y la ubicó debajo del consumo, proyectado en 745 millones de toneladas.

Fuente: Granar 

Además

Cierre mercados agrícolas con valores de compras dispares

Comentario de cierre Rosario Finalizó la semana de negociaciones en esta Bolsa, dejando atrás un …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: