U L T I M A S
Inicio / Actualidad / ¿Por qué el dólar resiste la medicina del Banco Central?

¿Por qué el dólar resiste la medicina del Banco Central?

El dólar mayorista bajaba 3% en el cierre de la semana poniendo fin a cuatro días de suba en el que había acumulado 8,4% y encendido las luces rojas en los tableros del mercado financiero y en los del Gobierno.

El dólar mayorista en $41,25 hizo recobrar la compostura de los operadores y de los funcionarios del Banco Central que en los días previos no llegaban a acertar con precisión lo que estaba sucediendo en el mercado cambiario.

El equipo que conduce Guido Sandleris, titular del Central, confiaba plenamente en que su política deabsorción de pesos resultaría eficiente para  estabilizar al billete verde cuando un fortalecimiento repentino del dólar a nivel mundial desató otro vendaval, corto, pero que volvió a poner en evidencia la elevada sensibilidad de los operadores que domina el mercado local.

El dólar se fortaleció frente al euro y frente a todas las monedas de los países emergentes como respuesta a un pronóstico de menor crecimiento tanto en EE.UU. como en la segunda economía mundial, China.

Ese salto se potenció en la Argentina a pesar de que el Central  dio varias vueltas al torniquete monetario para sacar pesos de la plaza en el intento de restarle combustible a la compra de dólares. Pero la suba ya estaba en carrera y el jueves alcanzó su pico y redobló el foco de atención de la Casa Rosada sobre lo que estaba ocurriendo.

El “sogazo” monetario rindió frutos además porque se conoció el dato de que el Gobierno tiene previsto vender a partir de mayo unos US$8.000 millones del nuevo desembolso que llegaría del Fondo Monetario.

Mostrar que puede haber una mayor oferta de dólares es la pata que puede complementar la táctica del Central que, por ahora, está basada en vender divisas a futuro y sacar pesos de la plazo.

La contracción aplicada por Sandleris fue muy fuerte, equivalente a casi 10% de la base monetaria, en el entendimiento de que ya no quedarían muchos pesos dando vueltas para presionar sobre el dólar.

Una vez más, sólo una tasa de las letras de liquidez (Leliq) de 59% anual es capaz de serenar las presiones pero esta vez con el adicional de que el Central vendió dólares a futuro por más de US$ 1.300 millones.

¿Seguirá siendo efectiva la suba de la tasa para calmar al dólar? La respuesta es la del millón pero lo que está claro es que para el Gobierno no existe otro objetivo más importante, y menos recesivo en estos tiempos que el de mantener estable el tipo de cambio en el intento de poner algún freno a la inflación.

El tema político y las expectativas sobre el resultado de laselecciones en Neuquén también formaron parte del listado de incertidumbres que envolvió al mercado. Cuando el dólar empieza a empinarse la lista de posibles motivos se multiplica.

Con el dólar más calmo del viernes renació un clamor de parte de un grupo de economistas que impulsa que el Gobierno le pida al FMI una reducción de la “banda de no intervención” del dólar además, de moderar el ritmo de aumento mensual.

Esa banda fija un “piso” de $38.89 y un “techo” de $50,36 para el dólar mayorista.

Si la divisa cotiza en ese intervalo, con una distancia de 29% entre puntas, el Banco Central está impedido de comprar o vender dólares para moderar las oscilaciones. Los economistas partidarios del dólar fijo dicen que el FMI no entiende el impacto que un movimiento de esa magnitud podría tener sobre la ya elevada inflación.

La respuesta de los funcionarios es que para moderar las oscilaciones sería necesario tener más reservas en el Central y para eso deben llegar, por lo menos, los dólares de las exportaciones de trigo, maíz y soja. Por eso fortalecen sus plegarias para llegar a abril.

Mientras tanto, depositan su confianza en que, a corto plazo, al mercado le faltarán pesos para comprar dólares aún cuando empiece a desarmarse la masa de $300.000 millones depositada a plazo fijo en los últimos meses al calor de las elevadas tasas de interés.

Otra vez la táctica del paso a paso y el día a día se apodera de los funcionarios  en el inicio de una semana en la que se conocerá un dato esencial: el aumento del costo de vida en febrero que rondaría 4% y habría hecho su aporte al cambio de clima financiero. Es la inflación, y no otro, el problema clave.

Además

Precandidatos del GEM Valle Viejo dialogan, escuchan a los vecinos y acercan las propuestas de cara a las PASO

Durante este fin de semana, los precandidatos por GEM Valle Viejo (Gente En Movimiento) llevaron …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: