Inicio / Actualidad / Realizaron conferencia de la ONU, con la mirada en el fortalecimiento del desarrollo rural

Realizaron conferencia de la ONU, con la mirada en el fortalecimiento del desarrollo rural

La Organización de las Naciones unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), junto al Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), y el Programa Mundial de Alimentos (WFP) llevaron a cabo un evento para fortalecer el intercambio de experiencias entre agricultores y trabajar en pos de la seguridad alimentaria.

Según el Panorama de la Pobreza Rural en América Latina y el Caribe 2018, de FAO, en la región uno de cada dos habitantes rurales es pobre y uno de cada cinco, indigente. Entre 2014 y 2016 se han incrementado la pobreza rural y extrema aumentando 48% y 22% respectivamente.

Alertados por esta situación y ante la necesidad de avanzar en la formación de sectores agrícolas eficientes y sustentables, los tres organismos de Naciones Unidas se reunieron para intercambiar experiencias exitosas y trabajar juntos en la lucha contra esta problemática en el marco de la Segunda Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur,que se realizó esta semana en Buenos Aires.

El encuentro fue presidido por Roberto Ridolfi, asistente del director general de la FAO. En la actividad, que fue moderada por el oficial a cargo de la oficina local, Francisco Yofre, también participaron Claus Reiner, director del FIDA en Brasil; Jean Pierre de Marguerié, director adjunto de la División de Políticas y Programas de WFP; Rafael Neves, coordinador del Programa de 1 Millón de Cisternas y Programa de Cisternas Escolares de la Articulación Semiárida Brasileña (ASA); Noel González Segura, director General de Planeación y Políticas para la Cooperación Internacional al Desarrollo de la AMEXCID; Francisco Zelaya, técnico del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) y Han Jiqin, profesora de la Facultad de Economía y Gestión de la Universidad Agrícola de Nanjing, China.

Durante la actividad se destacó la importancia de fortalecer el desarrollo rural y a los pequeños productores, punto clave en la producción de alimentos para las 821 millones de personas que padecen hambre y desnutrición a nivel mundial y así avanzar hacia el hambre cero.

En este sentido, Ridolfi remarcó que “las cooperaciones Sur-Sur y Triangular deben proporcionar herramientas para trabajar fuertemente en la Agenda 2030 en el ámbito de la agricultura, la seguridad alimentaria y la nutrición. La interacción entre los agricultores es lo que puede marcar la diferencia pero debemos conectar esa interacción con innovación y tecnología”.

En la misma línea, Jean Pierre de Marguerie dijo que “los pequeños agricultores rurales y sus familias se encuentran entre los grupos con mayor probabilidad de quedarse atrás. La pobreza afecta de manera desproporcionada a la población rural, con una tasa de pobreza tres veces mayor que en las zonas urbanas. Necesitamos más soluciones innovación y recursos para combatir el hambre. Ahí la cooperación Sur-Sur juega un papel clave”.

Por su parte, Claus Reiner explicó que “para reducir la pobreza en el mundo hay que responder a la demanda de los productores y de las poblaciones rurales pobres”, y agregó que “es necesario detectar los proyectos que puedan proporcionar financiación y movilizar recursos que ayuden a los pequeños agricultores a vincularse y a trabajar de manera asociativa, para seguir formándose como agricultores familiares y ser competitivos”.

El trabajo entre las agencias fortalece las cooperaciones Sur-Sur y permite explorar soluciones para alcanzar la transformación rural sostenible, mejorar la agricultura, trabajar en la erradicación de la pobreza, el hambre y la malnutrición; y dar respuestas a la necesidad de reducir y mitigar los efectos del cambio climático, todos puntos centrales de la Agenda 2030.

En el encuentro se hizo referencia a diversos ejemplos exitosos, entre ellos el intercambio de experiencias entre albañiles del Corredor Seco del Oriente de Guatemala y del semiárido de Brasil que tuvo lugar en noviembre último mediante el trabajo conjunto de la FAO, el Programa de 1 Millón de Cisternas y el Programa de Cisternas Escolares de ASA.

Las cooperaciones Sur-Sur y Triangulares son claves para fortalecer las capacidades institucionales y avanzar en el intercambio de experiencias técnicas y en la obtención de recursos financieros capaces de implementarlas.

La conferencia de alto nivel sobre cooperación Sur-Sur (PABA+40), que se desarrolló en Buenos Aires hasta el viernes, contó con la presencia de casi 1.500 participantes de estados miembros de la ONU, que representaron a 193 países.

El encuentro constituye una gran oportunidad para acordar líneas de trabajo común y para renovar los compromisos con la implementación de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, la Agenda de Acción de Addis Abeba y la resolución 33/134 del 19 de diciembre de 1978, que respalda el Plan de Acción de Buenos Aires, y la resolución 64/222, relacionada con el documento final de Nairobi de la Conferencia de Alto Nivel de las Naciones Unidas sobre la Cooperación Sur-Sur.

 

Además

Napas altas: cómo aprovechar una gran oportunidad para el trigo

El exceso de reserva hídrica, las buenas perspectivas de precio y los beneficios de incorporar …

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

A %d blogueros les gusta esto: